domingo, 24 de junio de 2012

El último rayo de luz


Nikon D300 AFS Nikkor 500VR, a pulso tirado en tierra, exposición manual

En mi anterior entrada hablaba de que a veces incluso una imagen con una parte demasiado sobreexpuesta, quemada, me sigue pareciendo interesante, especialmente si se trata de una situación con un rango dinámico tan grande que el sensor de la cámara no puede resolver. Ésta canastera a contraluz, recibiendo los últimos rayos de sol, es un buen ejemplo en el que decidí que era mejor tener detalle en las zonas oscuras del ave aunque tuviera que "quemar" algunas de las plumas que se transparentaban con la luz del sol. Por supuesto habría podido tirar de flash de relleno pero la imagen hubiera sido muy diferente a ésta y muy alejada de lo que mi ojo estaba percibiendo.
Eso sí, a pesar de un ISO640 y de activar el VR buena parte de la serie son imágenes movidas porque la velocidad de obturación, 1/340s, y la cercanía del ave moviéndose tampoco daban para mucho más ;-) 

2 comentarios:

Guillermo García-Saúco S. dijo...

No entiendo mucho de fotografía, pero me fijo en las fotos de los compañeros de otros blogs para inspirarme al pintar fauna. La posición de esta canastera es genial, la has pillado en el momento indicado! Enhorabuena.
Un saludo.

Juan Aragonés dijo...

Guillermo, gracias por pasar y comentar :-)