domingo, 9 de diciembre de 2012

El cortejo de los flamencos


Nikon D300, AFS Nikkor 500VR+1,4X-TC, a pulso, exposición manual
Ya estoy ansioso por tener la oportunidad de volver a fotografiar a una de mis especies favoritas en uno de sus comportamientos que más plasticidad estética tiene: el cortejo. 
Ésta imagen es de la última vez que pude disfrutar de este espectáculo de la naturaleza y, además, con la suerte añadida de que aquella tarde nos regaló varios momentos de luz espectacular. Uf, cómo corre la adrenalina por el cuerpo cuando estás en compañía de buenos amigos y disfrutando de escenas como ésta.
Para esta imagen tengo que recomendar una pieza musical que me parece exquisita, "The arrival of the birds" de The Cinematic Orchestra, una de mis referencias musicales preferidas. Esta composición musical es, además, parte de la banda sonora de un documental sobre los flamencos enanos "The crimson wing", que recomiendo encarecidamente, e ilustra una espléndida escena en la que los flamencos llegan volando al lago Natrón para la cría. Pura magia visual que podéis ver y escuchar en este enlace 


5 comentarios:

ferreiro dijo...

drrenmagnifica toma una luz preciosa un saludo

Ars Natura dijo...

Otra vez que me descubres unos bellos sonidos, esta vez de la mano de la Cinematic Orchestra. Al que diga que no le gusta el flamenco... que vea el video y tus fotografís sobre esta especie y verá que no todo es Camarón de la Isla...

Un saludo desde el frío norte.

Francisco Negrin Afonso dijo...

Como siempre una exquisita sensibilidad en la propuesta. La luz y los tonos, amén de la disposición de los individuos y el formato, de auténtico vicio.
Saludos muy cordiales desde los peñascos atlanticos éstos... :-))

Francisco Negrin Afonso dijo...

Ahh.........y después de visitar el enlace propuesto se hace patente, una vez más, y de que manera !, la potencia del binomio Arte/Naturaleza. No hace sino aumentar, en mi caso, el grado ya patologico de biofilia........:-))

Juan Aragonés dijo...

Ferreiro, Goyo y Francisco, muchas gracias por pasar y comentar :-)

Goyo, ya pondré otro día un enlace a otra composición de The Cinematic Orchestra que seguro que también te gusta.

Francisco, ojalá todos los vicios patológicos fueran tan saludables como el de apreciar el arte y la naturaleza. el mundo seguro que iba mejor :-)