martes, 31 de marzo de 2015

Garcilla bueyera

Nikon D300, Tamron SP 150-600 VC, monopié, exposición manual

Nikon D300, Tamron SP 150-600 VC, monopié, exposición manual
La pajarera ya está a pleno rendimiento y un buen número de garcillas bueyeras, garcetas comunes, y martinetes han comenzado a criar y muestran sus espectaculares colores nupciales que apenas duran unos días coincidiendo con el momento de mayor celo. Las largas plumas de color crema durarán toda la temporada de cría pero esos preciosos tonos en ojos, cara, pico y patas tan solo permanecen unos días. Eso sí, aquellas parejas que repitan cría volverán a lucir ese brillante colorido.
A la algarabía de ardeidas que ocupan la pajarera este año se suman algunos moritos que parecen mostrar intenciones de nidificar y un buen número de estorninos y grajillas que usan la colonia como dormidero. Una gozada poder disfrutar de este espectáculo en pleno centro de la ciudad mientras se camina tranquilamente por uno de los paseos más hermosos de Córdoba ;-)   

3 comentarios:

Hernán Tolosa dijo...

Excelentes! que hermosa luz tienen, eso es lo que les da más belleza. Muy buen trabajo

Francisco Negrin dijo...

Muy buenas....
Excelente la luz, pero esos blancos están de vicio total.
Saludos cordiales.

Juan Aragonés dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios :-)