lunes, 26 de abril de 2010

Tiempo de marisma



Nikon D300, AFS Nikkor 500VR+1,4X-TC, a pulso, exposición manual

Esta época del año es una de mis favoritas ya que todos los humedales del entorno del Parque Nacional de Doñana se llenan de vida, aunque también es una de las fechas en las que más sufro ya que estoy en la oficina y no puedo dejar de pensar en todo lo que me estoy perdiendo en el campo. Bueno, tampoco me puedo quejar ya que de vez en cuando me puedo escapar. El miércoles pasado fue uno de esos días y además tuve mucha, mucha suerte y me puse las botas en el Caño Guadiamar, Cerrado Garrido y Dehesa de Abajo. También estuve por la costa, en unas dunas que hacía 20 años no visitaba y que me trajeron muy buenos recuerdos. Pude fotografiar, a placer, fumareles, garza real, moritos, cigüeña blanca, porrón común y cangrejera, además muchas otras especies. Una luz bonita y muchos amigos con los que compartir correrías, fotos, pájaros y risas: Coco, Arturo, Senci, Rubén y José Manuel. Gracias, majos!

3 comentarios:

Atanasio Fernández García dijo...

Hola Juan! Lo que echo de menos Doñana al ver tus fotos! Antes iba un par de veces al año....pero de un tiempo a esta parte no he acudido con la misma frecuencia. La marisma en primavera es una experiencia única. Yo también padezco el mismo síndrome qué tú....cada día sufro pensando lo que me pierdo en el campo mientras estoy encerrado en la oficina o en las oficinas de otros....y es que la primavera pasa volando...Me ha encantado las de las cigüeñas en ese florido pastizal. Un fuerte abrazo!

Jose A. Sencianes dijo...

Espectaculares Juan.... las vi en el visor de tu D300 mientras degustábamos esas birras en El Rocío.... pero aquí en grande se ven muuucho mejor. Ya sabes que Doñana nunca defrauda, ni siquiera cuando amenaza lluvia! Un abrazo compañero!

Rubén Rodríguez Olivares dijo...

Hola Juan:
Aunque ya las había visto al igual que Senci, pero no me dejan de sorprender las fotos, la de la Dehesa se sale con esa mezcla de colores.
Espero que echemos otro buen rato como el de ese día.
Un abrazo.