lunes, 19 de abril de 2010

El "Proyectil Viviente"


Nikon D300, AFS Nikkor 500VR+1,7XTC, a pulso, exposición manual
El halcón peregrino es, en mi imaginario ornitológico personal, una de esas deidades aladas que fascinan sólo con oír su nombre. Un ave mítica para mí y estoy seguro que también para muchos cientos de miles de pajareros. Cuando tenía apenas siete u ocho años recuerdo que construía halcones peregrinos con pinzas de la ropa, de madera, un poco de cartulina, pegamento y rotuladores. Ni que decir tiene que los rotuladores eran “Carioca” y el pegamento “Imedio”, por supuesto :-)
Mis halcones infantiles, ya fueran de madera o pintados en un cuaderno escolar, siempre eran representados en picado. Me fascinaba eso de que un ave pudiera volar a 300 km/h y la estética de las alas puntiagudas pegadas al cuerpo. El diseño facial tan distintivo del “proyectil viviente” como lo llamaba Félix.
La verdad es que no he podido disfrutar mucho de estas aves ya que siempre las he visto muy de lejos pero hace unas semanas tuve la suerte de encontrarme con esta preciosidad, tan acostumbrada a la presencia humana que posó para mí durante una hora. Con toda la indiferencia del mundo, sin importarle la presencia de los paseantes, los ciclistas o los observadores de aves.
Mi sueño infantil se vio recompensado tras un montón de años y hasta pude fotografiar al “proyectil viviente” en plena acción, volando como un misil de crucero. Salvaje y en un entorno salvaje. Las alas puntiagudas y afiladas como un cuchillo y ese precioso diseño facial luciendo bajo el sol. Uuuuf, no sé a cuantos km/h iría pero sólo me dio tiempo a hacerle tres fotogramas antes de que se posara y decidiera pasar toda la mañana acicalándose bajo los tibios rayos de sol. Una de esas fotos ya se ha convertido en mi favorita, una de las mejores que he hecho nunca.

7 comentarios:

@ngel dijo...

Enhorabuena Juan por haber conseguido esa foto de la que hablas.
Ya nos la enseñaras algún día.
Un saludo.

Juan Aragonés dijo...

Cuenta con ello @angel :-)

Laura Herrera dijo...

Buenas fotos Daniel, muy difíciles de conseguir, un abrazo

Ars Natura dijo...

Felicidades por el disfrute de presenciar en acción a este magnífico animal alado. Es una gozada verlos bajar de las alturas para intenar acuchillar en el aie a su presa.

Jose A. Sencianes dijo...

vaya pasada Juan. Es una pena que no actualices mas a menudo, porque tu blog no tiene desperdicio en ninguno de sus aspectos. Las fotos una pasada... aunque yo me quedo con tu favorita que creo que se cual es jejeje. Abrazos

Rubén Rodríguez Olivares dijo...

Hola Juan:
Preciosas fotos y fasciante experiencia con esta ave, como muy bien dices favorita de niñez para muchos. Yo tengo la suerte de hacer el seguimiento de la población de Doñana de esta especie y nunca me dejan de sorprender, son autenticas maravillas y perfectísimas maquinas de matar. He podido presenciar como han llegado a matar una gaviota patiamarilla en vuelo y me quede con la boca abierta.
Estoy de acuerdo con Senci que deberías de actualizar mas el blog.
Nos vemos pronto, un abrazo.

Costea Andrea Mihai dijo...

hello..nice capture!!