miércoles, 13 de octubre de 2010

El efecto rosa (Técnica de procesado)

Detalle del RAW original sin ningún ajuste en el que se muestran las zonas sobreexpuestas

Que la vida sea de color de rosa está muy bien, es buena señal de que todo funciona justo como deseamos. Pero el rosa también puede hacer acto de presencia cuando procesamos una fotografía complicada y es signo evidente de que las cosas no van como
deberían ir. En más de una ocasión me he tenido que enfrentar al efecto rosa, como yo lo llamo, la aparicion de zonas coloreadas de ese color justo en los bordes de zonas muy, muy quemadas y que intentamos recuperar en el convertidor de RAW. Bueno, mi chica seguro que diría que no es rosa sino salmón pálido y cualquiera de mis amigos acuarelistas hablaría de amarillo de Nápoles pero, entre nosotros... rosa. Por lo general es un efecto que aparece cuando intentamos rescatar los blancos quemados en el convertidor de RAW y no hay forma humana de acabar con el por medios convencionales. Por supuesto, siempre aparece en las ocasiones que más fastidia... faltaría más.
Hace un par de años tuve la suerte de poder disparar a placer a unas gaviotas enanas en Odiel. Llevaba mi D2X y el 300VR y las aves eran tan confiadas que, a la caida de la tarde empecé a disparar sólo con el 300. Sin teleconvertidor, porque además volaban en una zona de sombra y necesitaba toda el potencial lumínico del 300. Pero una de ellas voló al sol y no me dió tiempo a cambiar los parámetros de la cámara. ¿Resultado? El que se ve en la captura del convertidor de RAW y que abre esta entrada del blog Una bonita foto, de una especie muy rara, con enormes áreas quemadas (las zonas mostradas en rojo).El convertidor de RAW me permitió recuperar bastante las zonas quemadas, de hecho, permitió una recuperación total como se muestra en la siguiente imagen en la que no hay ni una sóla mancha roja (blancos quemados).

Tras corregir la sobrexposición (-0,55) aparece el antinatural halo rosado en la imagen

Pero alrededor de estas zonas recuperadas aparece un halo característico de color rosado que no hay forma de salvar en el convertidor de RAW y que es absolutamente
irreal. Como no es la primera vez que había sufrido el dichoso halo ya sabía como tratar el problema. La solución a la que recurro en estos casos es la de un procesado con dos capas.
Para ello genero dos versiones del mismo RAW una con los parámetros que se muestrabn en la captura de arriba y otra con los parámetros que se aprecian en la captura de abajo.

Esta versión de la imagen aparece casi monocromática y es debido a que reduje la saturación de los colores que producen el halo rosado, en este caso el naranja y el amarillo. La idea es aprovechar de esta versión la parte de la gaviota que no muestra el halo rosado y que, por suerte, es básicamente blanca por lo que la saturación del color no es demasiado importante.
En esta imagen se puede apreciar un detalle de ambas versiones y, por cierto, también que el enfoque no estaba en el ojo sino en las plumas del ala izquierda (mea culpa)

Una vez generadas ambas versiones bastó con poner la de la izquierda en una capa encima de la de la derecha y con un pincel suave en modo borrar darle unas pasaditas a las zonas rosadas para dejar ver las partes correspondientes que había en la capa de abajo y que no mostraban el dichoso halo. La imagen resultante quedó así:A partir de aquí el archivo se procesó normalmente, recorte, ajuste de saturación, niveles, etc
Nikon D2X, AFS Nikkor 300VR f5, 1/800s exposición manual, a pulso, recortada


5 comentarios:

Sussss dijo...

Juan, cómo se agradecen entradas como ésta. Gracias.

n0n0 dijo...

Muy buena explicación Juan.
Algo parecido he tenido que hacer yo pero al contrario: corregir una cierta subexposición general por medir al blanco y no quemarlo, y el proceso es casi el mismo.
¿no te interesa mas crear una máscara de capa en vez de borrar? te permite mas control
Un saludo

Juan Aragonés dijo...

Susss, muchas gracias. Es un placer compartir información :-)

Nono, con la máscara de capa se consigue el mismo resultado aunque, probablemente, el trabajo se optimice mejor y se pueda rectificar más fácilmente. La verdad es que no uso las máscaras de capa por costumbre (mala) ya que heredé este método de trabajo de cuando usaba Corel Photopaint hace ya... uf. En fin, reconozco que debería vencer mi pereza y usar las máscaras de capa. Gracias por recordármelo :-)

Jose A. Sencianes dijo...

Juan, eres una máquina. Aparte de procesar las imágenes como nadie, las explicaciones son fantásticas. Me ha encantado esta entrada y por supuesto, la foto. Que recuerdos del Odiel eh!! Un abrazo

Juanma Hernández dijo...

Muy buenas Juan. Otro que te agradece estos "truquillos" de procesado, un servidor toma buena nota de ellos, aunque tambien me da mucha pereza je,je. Un abrazo