jueves, 12 de abril de 2012

Retratos de cigüeña, composiciones y distancia focal Nikon V1



Nikon V1, AFS Nikkor 500VR, trípode y wimberly, exposición manual

Llevo fotografiando a esta cigüeña desde hace varios años aunque en realidad no me he detenido a comprobar si se trata del mismo ejemplar o no pero sí que está fotografiada exactamente en la misma roca junto al mismo nido. En otras ocasiones he usado la D300 para fotografiarla y he tenido que recortar algo para obtener los retratos que buscaba. Este año la cosa ha sido muy diferente ya que he usado la V1 e incluso me he visto obligado a buscar una posición más alejada para poder hacer frente a los continuos cambios de composición que implica el tener a una cigüeña acicalándose tranquilamente a muy corta distancia con una distancia focal fija y con una magnificación muy potente (1350mm). No es oro todo lo que reluce cuando hablamos de distancia focal muy grande ya que terminas con muchas fotos con trozos de pico cortados, fuera del encuadre, y es que cada vez que el ave pasaba de acicalarse el dorso al pecho en cuestión de un segundo lo cual supone un gran problema de composición. No sé cuantas veces pasé de formato vertical a horizontal, cuantas veces cambié el encuadre y cuantas fotos he cortado pero sí que fue un reto muy divertido de los que te hacen disfrutar de la fotografía. Respecto a la calidad de imagen que la V1 proporciona, bueno creo que en este caso sí que se puede decir que una imagen vale más que mil palabras... ;-) 

Por cierto, creo que con la V1 cada vez más voy a dejar de usar, de forma generalizada, el teleconvertidor 1,4X-TC y no porque la calidad no sea buena sino porque usar el 500 a pelo con la V1 a f4 es una auténtica gozada y ya proporciona suficiente magnificación :-)

3 comentarios:

Ars Natura dijo...

Curiosísima la primera imagen. NUnca había visto un ave en esa posición , al menos viva, nunca.

Y respecto a la calidad de que da esa cámara, creo que ya está todo dicho y además complementado con estas imagenes. No hay más que decir...

Yo quiero una...

Juan Aragonés dijo...

A mí también me llama mucho la atención la capacidad que las cigüeñas tienen para adquirir posturas retorcidas con el cuello. Tengo algunas fotos que parece que el cuello se lo hubieran cortado y pegado con pegamento, pero al revés. Ya subiré alguna más de "posturitas" de estas
Gracias por tus comentarios :-)

Fernando José Díaz Fernandez dijo...

Que bueno!! Juan, este bicho goza de mi especial predilección..son alucinantes!!