domingo, 18 de mayo de 2014

Buenos días!

 
Nikon D300, AFS Nikkor 500 VR f4, trípode, exposición manual, sin hide

Nikon D300, AFS Nikkor 500 VR f4, trípode, exposición manual, sin hide
Tras pasar la noche en el nido con sus tres pollos, una cigüeña recibe con el característico saludo de la especie a su pareja que llega a primera hora de la mañana para darle un merecido relevo. La luz del sol ya inunda el lugar desde el que fotografío la escena pero más abajo, en el acantilado, las rocas dónde anidan las cigüeñas apenas comienzan a recibir la primera luz del día, creando una iluminación puntual digna de un estudio fotográfico, con el oscuro atlántico de fondo y las blancas cigüeñas reluciendo como estrellas de cine. 

Una mañana espléndida rodeado de cigüeñas, peregrinos, cernícalos, vencejos reales, cormoranes moñudos, gaviotas patiamarillas, grajillas y colirrojos. Y armerias, y brezos, y jaras :-) 
Nikon V1, 1-Nikkor 10-30, exposición manual

2 comentarios:

Francisco Negrin Afonso dijo...

Esa localización de las cigüeñas lusas es una auténtica maravilla. La luz, ese mar como fondo, y poder captar el dinamismo de esas escenas debe ser algo orgiástico, mínimo.
Saludos.

Juan Aragonés dijo...

Estas cigüeñas me tienen enganchado ;-)
Gracias por pasar y comentar