lunes, 4 de abril de 2016

Águila real 2

Nikon D7200, AFS Nikkor 500 VR+1,4X-TC, exposición manual, trípode, hide con cristal espía

Nikon D7200, AFS Nikkor 500 VR+1,4X-TC, exposición manual, trípode, hide con cristal espía
El protagonista de este retrato es el mismo ejemplar que aparece en mi anterior entrada, un macho que se mostró confiado como nunca he visto a una real. Tan tremendamente relajado como para posar un buen rato a una distancia que, al menos para mí, resulta sorprendente para una rapaz salvaje. Apareció caminando por detrás del hide en el que nos encontrábamos tres personas y de repente estaba delante del cristal a una distancia que inicialmente me obligo a moverme hacia atrás, muy despacio para no espantarlo, porque estaba por debajo de la distancia mínima de enfoque de mi objetivo. Tan cerca que el movimiento causado por el establizador de imagen hacía que la cabeza se saliera del encuadre !
Afortunadamente, se alejó lo justo para que pudiera enfocarlo mientras se zampaba tranquilamente una carcasa de pollo. Estuvo al menos diez minutos así antes de subir al posadero en el que aparece en la foto anterior dónde se quedó comiendo tranquilamente durante muuuucho tiempo.
Toda una experiencia que ya quisiera poder disfrutar más a menudo ;-)

Nikon D7200, AFS Nikkor 500 VR+1,4X-TC, exposición manual, trípode, hide con cristal espía

Nikon D7200, AFS Nikkor 500 VR+1,4X-TC, exposición manual, trípode, hide con cristal espía

Nikon D7200, AFS Nikkor 500 VR+1,4X-TC, exposición manual, trípode, hide con cristal espía

3 comentarios:

Hernán Tolosa dijo...

Unos retratos estupendos, si no leía tus palabras hubiera creído que era un ave en cautiverio, sorprende tanta confianza en una rapaz

Juan Aragonés dijo...

Gracias Hernán :-)

J. Daniel Fernández Herrero dijo...

Impactantes retratos, son magnificos. Enhorabuena.
Un saludo Juan.