lunes, 3 de noviembre de 2008

Flamencos

El flamenco es una de mis especies favoritas desde un punto de vista. Las formas de su cuerpo me parecen tremendamente elegantes y sus colores una exquisita combinación de tonalidades que se incendian cuando la luz del sol está baja. Ver despegar una bandada de flamencos de un humedal, al amanecer o al atardecer es uno de los grandes espectaculos de la naturaleza. Los tonos carmesí de las infracobertoras alares se ven a estas horas del día mucho más intensos ya que la luz predominate es rica en longuitudes de onda larga, o lo que es lo mismo, en color rojo. Al presenciar este espectáculo es fácil comprender porque en la antiguedad a esta especie se la asociaba con el mítico ave Fénix capaz de renacer de sus propias cenizas. Y es que cuando los flamencos despegan, impregnando el aire fresco de la mañana de con sus sonoras vocalizaciones, parece que lo hicieran entre fueguinas y mágicas llamaradas.


3 comentarios:

Coco Lapiz dijo...

Mágnifico monográfico sobre el flamenco

africa dijo...

Las pruebas están muy bien.Dejan a uno/a con la miel en los labios.

kaoskaos dijo...

Mis elegantes flamencos, son únicos, y es cierto que son un maravilloso expectaculo contemplarlos. Tus fotos de ellos me han emocionado, otra vez te doy miles de gracias por ser un gran artista que compartes tus creaciones. Un saludo.