miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los pájaros deberían llevar sombrero al mediodía / Birds should wear hats in the middle of the day

Nikon D300, AFS Nikkor 70-300VR, a pulso, exposición manual

A sus cuatro años, mi hijo Mario es uno de los motivos que más me gusta fotografiar y es que, aparte de guapetón, el niño sabe posar como un modelo profesional. Le hice este retrato en una de las fantásticas playas portuguesas que visitamos durante las vacaciones de julio. Lleva un sombrero de su madre para protegerse de la intensa luz solar que reina a media tarde. Estaba jugando a rebozarse en la fina arena de la playa (por cierto, he clonado algunos granos de arena de su cara aunque mantuve otros) y cuando lo miré me di cuenta de que el patrón de luces y sombras que cubría su cara era realmente fantástico. Un maravilloso patrón de texturas que me recordó al plumaje de una pintada o gallina de Guinea así que agarré mi 70-300VR y comencé a disparar. Mario me permitió una larga serie de fotos a corta distancia así que fue un auténtico gustazo probar diferentes composiciones de la escena (encuadres verticales, horizontales, profundidad de campo, etc). Una oportunidad poco común para alguien que, como yo, se dedica básicamente a fotografiar aves en vuelo. Un tipo de fotografía que apenas te permite más de una fracción de segundo para intentar componer, enfocar, exponer y disparar.Curiosamente, compré ese sombrero para su madre hace un par de años porque cuando lo vi en la tienda (Carrefour, para más señas) pensé que produciría una fantástica textura de luces y sombras para un retrato pero en este tiempo no se dio la ocasión y el niño se llevó el protagonismo de su madre (lo siento cariño). Así que cuando vi esa luz en la cara de Mario una voz dentro de mí sonó: “Macho, espabila! ESTE es el momento que esperabas”. Sobra decir que tengo en mente un montón de imágenes “idealizadas” de aves con una luz fantástica que algún día espero fotografiar. Y como dijo Julie Kenward (una de mis compañeras en el equipo de moderadores de Birdphotographers) bromeando al ver esta foto: “ay, si pudiéramos hacer que los pájaros se pusieran sombrero para seguir fotografiándolos al mediodía!”. Sí, eso sería estupendo para nosotros, ávidos fotógrafos de aves ;-)

Por cierto, el Nikkor 70-300VR es uno de los mejores telezoom que he usado. La calidad de imagen es bastante buena considerando que es un objetivo de plástico y, relativamente, barato. La mayor parte del tiempo lo uso como un 70-200 (evito el rango 200-300mm) para obtener la máxima calidad de imagen. Compré este objetivo con la intención de escribir un artículo para una revista española y luego venderlo si no me gustaba pero, al final, me lo quedé. Básicamente soy un fotógrafo de aves y un carísimo 70-200VR no es justificable para mí (ese objetivo es virtualmente inútil para fotografiar aves en España). El 70-300VR es, sencillamente, fantástico para mí y eso que soy un fanático de la definición y calidad óptica porque vengo usando teleobjetivos “pata negra” desde hace años y uno se acostumbra a lo bueno muy rápidamente. Lo que quiero decir es que el 70-300VR, a pesar de no ser un objetivo profesional o de la gama alta de Nikon se porta realmente bien, incluso mejor que alguno de sus hermanos mayores… ;-)

This is one of my favorite subjects, my four years old son Mario. Modeling like a real pro, I must say, in one of the fantastic portuguese beaches that we visited during our holydays in july. He is wearing one of his mother hats during a time in which the light was quite harsh, producing very strong contrast and shadows. He was playing with the sand (by the way, I cloned out several grains of sand from the face but decided to keep others untouched) and when I looked at him I quickly realized that the pattern of light and shadow filtered by the hat covering his face was really fantastic. A wonderful pattern of textures that reminds to me the plumage of a guineafowl so I grabbed my 70-300VR and began to shot. He allowed a long series of frames at very close distance so it was a real joy to make different compositions of the scene (vertical, landscape, deep of field, exposures, etc). That is very nice for something like me that shots birds in flight, subjects that barely give to you more than a fraction of a second to compose, focus, adjust exposure and release the shutter.Curiously, I purchased that hat for my wife a couple of years ago because when I saw it on the shop I realized that it would produce a great light pattern on her face for a nice portrait but I failed to find a good opportunity to get the kind of image I was looking for (sorry, honey). Of course when I saw the light pattern on Mario´s face a kind of voice in my head said “Hey, wake up! THIS is the moment that you were waiting for”. Needless to say that I have in mind a lot of images of birds with “idealized” light that I expect to produce one day. Like July Kenward (one of the moderatos of Birdphotographers) said, kidding about this image: “Now if only we could get birds to let us put these hats on them so we could shoot in the middle of the day!”. Yes, that would be just fantastic for us, avid bird photographers ;-)
By the way, the Nikkor 70-300VR lens is one of the best lenses I have enjoyed. Image quality is quite good considering price and built materials (plastic). Most part of the time I use the lens like a 70-200mm lens (avoiding the 200-300mm range) to get its optimal performance. I ordered the lens with the idea of writing a review article for a Spanish magazine and at the end I decided to keep it with me. I am mostly a bird photographer and an expensive 70-200VR 2,8 is not justifiable for me (that lens is virtually useless for bird photography in Spain). The 70-300VR is just fantastic for me and I am a bit fanatic of sharpness and image quality because I have been using top quality glass for birds in the past years. What I mean is that instead of the fact that the 70-300VR is not a top quality pro lens it does its job quite good even better than some of its big siblings… ;-)

8 comentarios:

Sussss dijo...

Ni mis niños son tan guapos, ni sé fotografiarlos tan bien, ni se dejan fotografiar, ni nunca se ha dado una circunstancia similar, ni... Quenvidiacochinatengoooo, me voy a llorar a un rincón...

Ars Natura dijo...

Muy fotogénico tu niño... y buen juego de luces.

Un saludo.

Juan Aragonés dijo...

Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios :-)

Susss, me juego el cuello a que tus niños son los más guapos del mundo ¿a ver a qué papi o mami no le parecen así?:-)
El mío, bueno preferiría que fuera menos fotogénico y que me dejara dormir un poco más je, je

@ngel dijo...

Es preciosa!!!
Menudo fotón te has marcado.
Me encanta, no le veo ningún pero.
Felicidades.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Preciosa foto, se nota que esta hecha por un artista.
Por supuesto, que el modelo también ayuda.
Un abrazo.
Fabs

Atanasio Fernández García dijo...

Hola Juan! Vaya niño reprecioso! La imagen es genial, si quitarle mérito por el paciente posado de tu hijo, ya que la fotografía de niños "al salto" suelen encuadrarse dentro de la modalidad de "instantáneas" y conseguir una perfecta tiene más de suerte que de técnica!!! Lo que me alucina también es tu premeditación....tener en la cabeza comprar un curioso sombrero para hacer una foto en algún momento! Y desde luego el momento no ha podido ser mejor! A mi me tienen prohibido subir fotos de mi hijo, pero ha de reconocer que actualmente acapara gran parte del disco duro....y está aprendiendo la técnica del posado a base de persistencia. Con sólo 2 años y pico, tiene ya 3 cámaras de fotos de juguete...aunque en realidad te hace fotos con cualquier cosa (con un zapato, con una lata de refresco, con la caja de un CD....). Un abrazo y enhorabuena por este niño tan guapo!

Juan Aragonés dijo...

Atanasio se ve que tu polluelo va por buen camino en esto de la fotografía :-)
Tienes que visitar la zona dónde le hice la foto al mío. Portugal te pilla cerquita y es un sitio perfecto para combinar vacaciones familiares y fotografía de aves. Ya te contaré

Luis Novo dijo...

grande foto!! capa de revista!!