martes, 13 de septiembre de 2011

Cigüeña telúrica (semifinales BBC-Veolia WPOTY 2011)

 Nikon D300 AFS Nikkor 500VR +1,4X-TC, trípode y wimberly, exposición manual, encuadre completo
 
Ésta es otra de las imágenes que han alcanzado la fase de semifinales en el BBC-Veolia WPOTY (la tercera es una imagen de cigüeña que ya fue protagonista de otra entrada del blog http://lazumaya.blogspot.com/2011/05/ciconia-illuminata.html). Ésta imagen, al igual que la del peregrino, se caracteriza por la luz dramática, el encuadre tremendamente abierto y un intenso contraste entre luz y oscuridad. En ambos casos se trata de retratos de una especie en su hábitat, imágenes en las que más que el ave, se retrata su comportamiento, su idiosincrasia o su hábitat, con el afortunado aliciente de que tienen una luz especial y un entorno impresionante. Sin lugar a dudas, éste es el tipo de fotografía que más me gusta hacer así que el hecho de que las fotos elegidas sean, precisamente, de este tipo me motiva mucho.
En esta imagen, además, hay otro ingrediente que intento usar cuando es posible y es el de buscar la originalidad a través de técnicas no convencionales. En este caso, el uso de un teleobjetivo muy potente para hacer una foto de paisaje (un “avianscape” que dirían algunos amigos).  En realidad, en este caso, era casi un reto personal para demostrar a un amigo del otro lado del charco que es posible hacer paisaje con un 500mm.
 
A diferencia de la del peregrino, ésta no es una imagen improvisada, sino previsualizada y planificada. Usé un trípode, cosa rara en mí, y durante un par de días busqué la distancia y el momento adecuados para posicionarme. Quería que la cigüeña protagonista de esta imagen fuera muy, muy pequeña en el encuadre, pero que se percibiera suficiente detalle para que se pudiera reconocer su identidad (en el caso de las cigüeñas, la combinación de colores rojo, blanco y negro hacen fácil su identificación, por lejos que estén) y, por supuesto, quería aprovechar la disposición del terreno que hace que, a determinada hora del día, un rayo de luz ilumine el nido como si de un foco se tratara. Ese chorro de luz, combinado con la oscuridad y la textura telúrica del cantil rocoso hacen que la cigüeña atraiga la atención, a pesar de su diminuto tamaño y que ocupa una posición marginal en la composición.

7 comentarios:

Ars Natura dijo...

Tremenda!

A mi también son el tipo de fotografías que mças me gustan.

Enhorabuena por llegar tan lejos en el "gran concurso".

Javier Albiac dijo...

Hola Juan, lo dicho, tus fotos desprenden arte y una fuerza desbordante. Las dos fotos son excelentes y ambas se merecían más. Muchas felicidades y un saludo

Òscar Domínguez dijo...

Hola Juan. Como te puedes imaginar me gusta mucho la foto ya que es el tipo de imágenes que más me transmiten... Un abrazo.

Ars Natura dijo...

Se me olvidó ponerte esto:

http://marcosmolina.wordpress.com/

Una prueba de que se pueden hacer maravillosos paisajes con un teleobjetivo. Date una vuelta por su web y verás lo que hace...

Hugo Estevez dijo...

tremenda también. una pena no poder verla a mayor tamaño para disfrutarla bien. Saludos

Jesús Giraldo Gutiérrez del Olmo dijo...

Buenas Juan. Pues estoy con el compañero, me gustaría verla en grande tiene que ser espectacular, ya así impresiona. Es una obra de arte compositiva, si señor. Un abrazo

Amadeo Molina dijo...

Pués esta gente no tiene mucha idea de fotografía, és buena y debía llegar más lejos...prueba en otros concursos pués tiene posibilidades.
Un abrazo.