martes, 20 de septiembre de 2016

Martinete


Nikon D500, Sigma 150-600 sport, a pulso, exposición manual
Otra imagen de mi primera sesión de "fuego real" en el campo con el Sigma 150-600 sport y la D500. La idea era probar qué tal iba el autofoco de este conjunto para hacer vuelos y los resultados me dejaron bastante sorprendido. No eché de menos haber llevado el Nikkor 500 VR pero, claro, no sería justo establecer comparaciones porque la luz tan intensa que había esa tarde hizo que un objetivo poco luminoso como el Sigma se comportara muy parecido al Nikkor (obviamente, con una luz más pobre es dónde el Nikkor marca la diferencia).

Por cierto, en la parte izquierda de la imagen se aprecia una zona oscura que se corresponde con una hoja de carrizo que se cruzó por medio y que fastidia bastante... lo cual no hizo que el AF de la D500 "soltara a su presa" ;-)

Cada día que uso la D500 me gusta más el AF tan rotundo que tiene, el mejor que he probado nunca