miércoles, 9 de noviembre de 2011

La vida y la muerte

Nikon D300, AFS Nikkor 500VR+1,4XTC, a pulso, exposición manual, 7Mp

Todos hemos visto numerosas representaciones de cigüeñas que llevan en el pico un bebé metido en un atillo. Desde luego, para mí es una imagen iconográfica que incluso está en mi partida de nacimiento. En este caso, el momento es mucho más dramático. Uno de los adultos intentaba sacar fuera de la plataforma a uno de los pollos que había muerto. Una escena que me gusta porque combina la dureza del momento con un fondo que, en mi opinión, es dramático y espectacular, y una luz intensa y saturada de la que siempre me gustaría encontrar.

5 comentarios:

Ramón Suárez dijo...

Una fotografía que habla por si sola. Dura la imagen, la naturaleza es así, tan bella y a la vez tan cruel. Saludos!!
http://avesyestrellas.blogspot.com

Salvador Recio Urbano dijo...

Cuando uno ve fotos como esta, te quedas sin palabras, a la vista está. preciosa y dulce toma, una maravilla. Un abrazo.

Jerónimo Milán dijo...

Increibles imágenes. Desde ahora tienes un nuevo seguidor. Un saludo desde mi terruño.

JM López dijo...

la foto es una pasada (otra más de las tuyas).
Felicidades !!
Y ese fondo le da un toque dramático perfecto
Un saludo

Maria dijo...

Otra magnifica fotografia de tu parte Juan. Como dice Ramon: "La fotografia habla por si sola".

Un gran saludo desde las frias tierras de Noruega.