domingo, 27 de noviembre de 2011

El "péh" (pez) de Mario




Hace tres años, mi hijo Mario hizo este retrato de "Sizuka", un carpín dorado que teníamos en una pecera. Un "péh" que decía él. Cuestiones paterno filiares aparte, este dibujo me llamó mucho la atención porque es un buen ejemplo de la sencillez de formas que los niños de dos años aplican a sus dibujos. Dibujos que a los adultos nos parecen pasmosos en muchas ocasiones por la carga de expresividad y abstracción que tienen. 
Un par de años después, Mario y yo decidimos coger los acrílicos y pasar su "pequeña obra maestra" a un lienzo. Aproveché para explicarle a Mario lo interesante que es usar colores complementarios (en este caso el azul y el amarillo) para hacer más atractivas las pinturas. 

 El "artista"
Al final nos lo pasamos en grande y quedamos muy contentos con el resultado. Eso sí, yo me encargé de hacer el trabajo más fino para mantener la identidad del original de Mario al máximo pero él se lo pasó en grande aplicando el acrílico amarillo y viendo luego su "péh" colgado en una de las paredes de casa. 

Si es que, las mejores cosas de la vida, son las más sencillas :-) 

6 comentarios:

Antonio Martínez Rúa. dijo...

Buen trabajo de equipo, muy limpio el trazo y tiene fuerza el dibujo... me encanta como dibujan los niños. Ellos saben mirar.
Saludetes!!

Mario Cobler Blanco dijo...

Hola Sr. Aragonés, veo que ya está preparando a su hijo para el futuro, pronto la fotografia, con un maestro como usted pronto podremos apreciar su arte.
Un saludo desde Girona

Félix Fernández dijo...

De tal palo tal astilla. Temprano empieza el pieza. Me alegro y espero que no solo te "imite" los gestos sino que te supere, no sera facil pero seria la releche. Un saludete

Jose A. Sencianes Ortega dijo...

A ver si Mario saca algo de la maestría pincelera de su padre! El péh está realmente bien. UN abrazo

Juanma Hernández dijo...

Un péh precioso, tiene a quien salir el chaval :-). Te ha quedado un diseño coj...nuo.
Un abrazo

Juan Aragonés dijo...

Se los he leído a Mario y la sonrisilla de satisfacción contenida que tenía en genial. Por supuesto, luego le he enseñado las fotos que hacéis para que valorara las cosas en su justa medida.
Ni que decir tiene que estos comentarios que habéis hecho los aprecio mucho, mucho :-)